Semestre uno / Boletín uno

Democracia y derechos humanos

Boletín de divulgación

La reflexión en torno a los derechos humanos en México ha producido grandes disertaciones entre académicos, instituciones, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil, ciudadanos y ciudadanas. Su conceptualización ha ido avanzando con el paso de los años, y poco a poco se han ido añadiendo, a la larga lista de derechos reconocidos, otros de ellos.

En México, los derechos humanos están reconocidos en la legislación nacional y en los tratados internacionales de los que somos parte. Su clasificación, además, responde al proceso en que éstos fueron surgiendo. Actualmente, se reconocen tres grupos de derechos humanos:

1

Derechos civiles y políticos: tienen que ver con los intereses particulares o individuales de cada persona, como el derecho a la vida, a la libertad y a la participación política.

2

Derechos sociales, económicos y culturales: protegen el derecho a disfrutar de condiciones de vida dignas, atendiendo las necesidades económicas, sociales y culturales de las personas. Entre éstos se encuentran el derecho a gozar de una vivienda digna, a la educación y al trabajo.

3

Y finalmente, también están reconocidos los derechos de solidaridad o de los pueblos: se refieren a la protección de las naciones o de los pueblos, como el derecho a la paz, al desarrollo y a un ambiente sano.

Fuente: Magdalena Aguilar Cuevas, “Las tres generaciones de los derechos humanos”

En México coexisten muchas realidades contrastantes. Las asimetrías de poder, la inequidad en la distribución de la riqueza, la persistencia de rasgos culturales discriminatorios y el mantenimiento de privilegios para ciertos grupos de la población, se traducen en un desigual acceso a los derechos humanos [...] El telón de fondo es el de las asimetrías que existen en el ejercicio de los derechos humanos, por un lado, personas que por su situación económica y social o por sus condiciones personales pueden ejercer casi sin ningún problema sus derechos y, por otro lado, aquellas que por el simple hecho de haber nacido en una determinada región del país, por formar parte de un grupo que sufre discriminación o por sus condiciones sociales y económicas, tienen que enfrentar un sinnúmero de obstáculos para poder disfrutar de sus derechos. (Incalterra 34-5)

Sin importar de dónde vengas, qué color tenga tu piel, qué lengua hables, qué religión profeses… y un largo etcétera, los derechos humanos son tuyos y te corresponden de nacimiento. Por el simple hecho de existir, ya eres portador de ellos. Pero en una democracia no sólo debemos ser pasivos para recibir los derechos, sino ser agentes de cambio. Sobre este tema, importa aclarar qué se entiende por democracia de ciudadanía.

En una democracia de ciudadanía “los ciudadanos y las ciudadanas no [deben ser] entendidos como receptáculos de derechos sino como actores fundamentales de la democracia […]”. (PNUD 34) Desde esta visión es posible identificar un papel de mayor responsabilidad en la ciudadanía, no sólo en la toma de decisiones sino también en la ejecución de acciones orientadas a la consecución o ampliación de derechos. Esto es lo que se conoce como la teoría de la democracia participativa, cuyo objetivo consiste en frenar la creciente apatía ciudadana ante una forma de organización política; y, por el contrario, promover su intervención y grado de influencia en el proceso de toma de decisiones. Bajo este enfoque, la ciudadana y el ciudadano, consciente de que los intereses públicos y privados están estrechamente entrelazados, tendría que asumir una posición activa dentro del entramado social, cuyo objetivo ideal a perseguir debería ser el interés común, no el particular o de grupo.




La democracia de ciudadanía entiende y promueve la importancia de la participación de los ciudadanos en búsqueda del ejercicio de todos sus derechos, tanto civiles como políticos y sociales. La finalidad es que esta búsqueda continua permita que se extiendan los mismos derechos para todos y todas. No obstante, esta lucha debe realizarse respetando los valores y las normas democráticas y, sobre todo, los derechos del resto de la población.

Las y los ciudadanos debemos articular nuestros valores, nuestros conocimientos y saberes y trazar objetivos que nos permitan incidir y provocar cambios en el entorno. Para lograrlo es necesario imaginar que es posible. Esto se puede entender de la siguiente manera:

Sin importar incluso qué tan lejos está México de garantizar y respetar nuestros derechos, es necesario insistir; es preciso conocerlos, sumar esfuerzo para defenderlos y ayudar a otros.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos en Veracruz elaboró e implementó un nuevo Catálogo para la Calificación de Violaciones a Derechos Humanos. En éste, se pone énfasis en dilucidar el derecho sustantivo violado y la causa que ha producido la violación, en un formato sencillo, práctico y de uso rápido. Este Catálogo tiene un doble propósito; en primer lugar, establecer de manera enunciativa pero no taxativa las distintas situaciones en las que los derechos humanos protegidos por el ordenamiento jurídico mexicano pueden ser vulnerados, de tal manera que los visitadores puedan identificar rápidamente si una persona ha sufrido violaciones en sus derechos; en segundo, al estar provisto de un catálogo amplio de causales de violación a derechos humanos, se facilita el control estadístico de las funciones sustantivas de la Comisión.

Conoce el Informe y acércate a la CEDH si requieres denunciar la violación a alguno de tus derechos.

Fuente: Ver documento

BIBLIOGRAFÍA

Aguilar Cuevas, Magdalena “Las tres generaciones de los derechos humanos”. México: UNAM.IIJ, 2016. Disponible presionando aquí. Consulta: 21 de diciembre de 2017. PDF

Comisión Estatal de Derechos Humanos en Veracruz. “Informe anual 2016”. México: CEDH, 2016. Disponible presionando aquí. Consulta: 21 de diciembre de 2017. PDF

Incalcaterra, Amerigo. “Derechos humanos en México: la encrucijada entre las palabras y los hechos”. México: CDHDF, 2012. Revista Dfensor. Número 10 octubre de 2012. P.p. 33-8.
Disponible presionando aquí. Consulta: 21 de diciembre de 2017. PDF

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Nuestra Democracia. México: FCE, 2010. Disponible presionando aquí. Consulta: 21 de diciembre de 2017. PDF